Estás aquí: Inicio / Materiales / Aceros / Popurrí arquitectónico: Comisaría Fuencarral-El Pardo, Madrid.
Popurrí arquitectónico: Comisaría Fuencarral-El Pardo, Madrid.

Popurrí arquitectónico: Comisaría Fuencarral-El Pardo, Madrid.

Todo un catálogo de soluciones técnicas, bien estudiadas y que funcionan, al igual que un repertorio de tics arquitectónicos, algunos bastante manidos, hacen de este un buen edificio, pero que no pasará a la historia de la innovación.

Dependencias volcadas al patio central, iluminado cenitalmente por lucernarios a lo Nouvel en el MNCARS, de Madrid; gaviones de piedra en su planta baja, a lo Herzog & De Meuron en sus famosas bodegas Dominus; una fachada con los miradores al más puro estilo MVDRV en sus apartamentos WoZoCo de Amsterdam y el deployé protegiendo los vidrios como en el Parador de Alcalá (Aranguren y Gallegos) y en otros muchos, hacen de este edificio “que ya lo haya visto”.

Con todo y eso, no deja de ser un buen edificio; la gran escalera que recorre el vacío central, acompañada en su bajada por la luz, articula todos los espacios y los hilvana, dando consistencia a todas las trasparentes estancias que crean una curiosa relación interior – exterior.

A continuación, cómo se ha resuelto el programa de necesidades, y al final, las imágenes:

Debido al gran aumento de la población del distrito madrileño de El Pardo en los últimos años, surge la necesidad de una nueva comisaría de distrito para atender las necesidades de los ciudadanos. El edificio, obra de Voluar arquitectura está diseñado para ser un elemento funcional, que responda perfectamente al complejo programa de una comisaría clarificando los espacios de uso público, uso privado y sus elementos de relación. El edificio se desarrolla en una superficie aproximada de 6.800 m², diferenciándose claramente 4 zonas, en función de los usos que alberga.

En la planta sótano se sitúan los usos restringidos del edificio; en la planta de acceso se alojan los usos públicos, incluyendo en este apartado la plaza pública de acceso; la planta baja se presenta como un espacio de transición entre los usos públicos y privados; y en las plantas 1ª, 2ª y 3ª, se desarrollan los usos privados propios de una comisaría.

Todos los usos se articulan a través del gran vacío, un patio central cubierto que se desarrolla en toda la altura del edificio y que configura el diálogo entre la zona privada y la zona pública, utilizando la luz como elemento unificador del proyecto, que penetra por  lucernarios de la cubierta.

La zona pública se presenta como un zócalo pétreo del edificio; la zona de transición se materializa en una planta porticada y acristalada; y la zona de uso privado se resuelve con el cuerpo principal del edificio, un cubo de 30x30x15m que se levanta sobre los pilares de la zona de transición.

Si bien el exterior del edificio se presenta a modo de fortaleza, en el interior, todos los espacios de trabajo se vuelcan sobre el patio central, alrededor del cual se dispone un corredor a modo de distribuidor en cada una de las plantas desde el que se accede a las distintas dependencias administrativas. Todas las particiones interiores están realizadas con mamparas de vidrio, donde la luz atraviesa todo el edificio creando una relación bidireccional entre visitantes y trabajadores. Esta concepción del espacio interior, sumada al perímetro exterior de vidrio en todas las plantas, provoca una relación exterior-interior que mejora sustancialmente las condiciones laborables de los usuarios del edificio.

El volumen de uso privado, definido claramente, pierde su carácter estanco con las cajas que vuelan desde el cubo a modo de miradores, y con una serie de terrazas y patios que aparecen en fachada. En el edificio se han empleado materiales y acabados de alta durabilidad y bajo mantenimiento, elegidos, no sólo por una preocupación estética sino también medioambiental. En las fachadas del edificio, realizadas con el sistema de muro cortina MX de Technal, se ha creado una doble piel de paneles de aluminio extrusionado con perforaciones de distintos tamaños y densidades en función de la orientación, del grado de transparencia y de las necesidades lumínicas de confort de las distintas dependencias. Para los huecos de abertura practicable se han utilizado ventanas de hoja oculta de la serie Unicity.

Esta doble piel dota al edificio de seguridad sin renunciar a la luz, aludiendo a la sensación de “ver sin ser visto”, y mejora el comportamiento bioclimático del mismo, disipando energía procedente de la radiación y reduciendo el gradiente térmico entre la fachada exterior e interior. Este ahorro energético se consigue, principalmente, gracias al espacio previsto entre las dos fachadas, con una pasarela técnica ventilada en todo el perímetro que, además, sirve para realizar el mantenimiento y limpieza de los vidrios y los paneles metálicos.

El aluminio anodizado de esta piel hace que ésta se encuentre en continuo cambio, reaccionando a los propios cambios lumínicos del día y a las distintas estaciones del año. En el mismo sentido, los distintos grados de perforación de fachada hacen que ésta varíe en función de la posición del observador.

 

Obra: Comisaría del distrito Fuencarral-El Pardo
Ubicación: Madrid
Arquitectos: Pablo Rodríguez y Borja Lomas (VOLUAR ARQUITECTURA S.L.P)
Arquitectos colaboradores: Teresa Gómez, Alfredo Diez, Noemí Martínez y Lorenza Grandi.
Arquitecto técnico: Juan Carlos Argüello
Promotora: Dirección General de la Policia y de la Guardia Civil
Constructora: Acciona S.A.
Carpintería de aluminio: Technal
Industrial: Lumapa
Soluciones Technal empleadas: muro cortina MX y ventanas practicables Unicity.
Fotografía: Ángel Baltanás y VOLUAR ARQUITECTURA S.L.P

 

Acerca de Alberto Cubo

Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /usr/home/solucionista.es/web/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273